Terapia Ocupacional. Nuestro objetivo es la autonomía.



El terapeuta ocupacional trabaja en la sala de terapia ocupacional, la cual consiste en un entorno preparado para potenciar las capacidades del niño basándose en la motivación intrínseca de éste en cada momento. Pero además, es necesario llevar a cabo nuestras intervenciones en el entorno real del niño, como podría ser en casa, el parque y la escuela. ¿De qué nos serviría entrenar con el niño si no podemos ver cómo extrapolar los aprendizaje a su vida real?

La terapia ocupacional utiliza el juego, el ambiente preparado y la motivación para conseguir la obtención de aprendizajes que el niño requiere para su mejor participación en su casa, escuela y parque entre otros. Por ello, es imprescindible contar con la opinión, experiencia e implicación de padres, hermanos y maestros.

Una parte del trabajo del terapeuta ocupacional se denomina INTEGRACIÓN SENSORIAL, y entender la integración sensorial es entender cómo nuestro cerebro procesa los estímulos del entorno (vista, oído, olfato, gusto, tacto, vestibular, propioceptivo). Algunas personas son demasiado sensibles a cierto tipo de estímulos y puede provocarles malestar o ser poco sensibles y actuar como si dicho estímulo nunca hubiera aparecido.

«Conocer qué conductas de los niños depende de su integración sensorial nos permitirá ayudarles y comprenderles.»


Cuándo un niño necesita integración sensorial:

  • Ausencia o retraso del gateo

  • Déficit en la coordinación motora gruesa (tropiezos, falta habilidad deportiva…)

  • Déficit en la coordinación motora fina (escritura, cubiertos, botones…)

  • Niños inatentos (por falta o exceso de actividad)

  • Problemas de la alimentación

  • Praxia (copia, imitación, ensayo-error…)

  • Baja autonomía

  • Inestabilidad emocional/conductual

  • Baja autoestima

  • Problemas de lateralidad, cruce de la línea media

Nuria Leal De Lamo.Terapeuta Ocupacional La Rueda especialista en neurología.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo