top of page

Hiperhidrosis y alimentación



La hiperhidrosis es la secreción de sudor en cantidades superiores a las necesarias fisiológicamente,

aunque no se sabe su origen, a veces es debida a una patología, estado fisiológico (ejem.Menopausia), o bien a la toma de ciertos medicamentos.

Normalmente esta sudoración excesiva se produce con más frecuencia en manos, plantas de los pies, axilas e ingles.

En muchos casos la sugestión que produce en el paciente dificulta sus relaciones laborales y sociales.

Se cree que puede tener alguna predisposición genética y suele aparecer en la infancia o adolescencia cuando no es debida a una patología o tratamiento farmacológico.

Causas más frecuentes: calor, ejercicio, fiebre, trastornos metabólicos como la gota, estados fisiológicos como la menopausia y el consumo de ciertos medicamentos como algunos antibióticos como el ciprofloxacino, opioides como el fentanilo, antidepresivos como el escitalopram y antiinflamatorios como el diclofenaco, con más frecuencia. Aunque también lo pueden producir medicamentos antiparkinsonianos como levodopa/carbidopa y rasagilina por ejemplo.

Hay que tener en cuenta que enfermedades como el Parkinson, hipertiroidismo, cáncer, alcoholismo o hipoglucemia también se acompañan de hiperhidrosis.

Recomendaciones:

• Higiene adecuada.

• Ropa de tejidos naturales como el algodón, no abrigarse demasiado ni llevar la ropa muy ajustada.

• Sandalias cuando se pueda.

• Usar desodorante y soluciones de aluminio por la noche y limpiar por la mañana, en las zonas donde se pueda.

• Relajación y tranquilidad en la medida de lo posible. El nerviosismo aumenta la sudoración.

• Usar para la higiene diaria jabones muy suaves sin sustancias irritantes ni mucho perfume, tipo geles y jabones para bebés o pieles atópicas, o syndet.

Alimentos que pueden producir exceso de sudoración:

• Picantes: ajo, tabasco, chili, guindilla, etc.

• Alcohol.

• Café.

• La comida rápida: pizza, hamburguesa, etc. Tienen mucha cantidad de grasas y poca fibra.

• La comida precocinada por su gran cantidad de sales y aditivos.

Alimentos que reducen la producción del sudor:

• Alimentos ricos en calcio: leche desnatada y derivados lácteos desnatados (yogur, queso, etc).

• Alimentos ricos en las vitaminas del grupo B: Carnes, legumbres (lentejas, garbanzos,

soja...), cereales preferentemente integrales.

• Aceite de oliva virgen extra, aunque por su alto contenido en grasas se recomienda una cucharada sopera por persona y día.

• Frutas y verduras en general por su gran contenido en vitaminas y fibra.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page